DEVOCIÓN DE LOS 46 ROSARIOS EN HONOR A SANTA MARÍA DE GUADALUPE

DEVOCIÓN DE LOS 46 ROSARIOS EN HONOR 
A SANTA MARÍA DE GUADALUPE


3 de diciembre: ESTRELLA MISIONERA

CANTO: Apariciones del Virgen de Guadalupe. 
https://www.youtube.com/watch?v=mzhF2r3sSfI&list=RDQM6KtjMBe7nB4
&start_radio=1

Nombre de la Estrella: ESTRELLA MISIONERA
Significa: … que ella es la primera en cumplir, como discípula de su Hijo, el mandato de 
llevar la Buena Nueva al mundo entero.
REFLEXIÓN: 
La misión para todos los discípulos de Jesús, incluyendo a María su madre, es “el anuncio 
de la Buena Nueva a toda la humanidad y bautizar a todos en el nombre del Padre, del Hijo 
y del Espíritu Santo”. La Virgen María inicia esa misión con su prima Isabel, con los 
pastores, con los sabios de Oriente, con los discípulos de la Iglesia primitiva, con la naciente 
Iglesia en Pentecostés; y luego, continua su misión en América Latina: uniendo dos 
culturas en la fe en Cristo, -españoles e indígenas- para establecer el pueblo santo de Dios 
con un rostro mestizo. La proclamación de la Buena Nueva de Jesucristo fue expresada con 
palabras, con símbolos y con elementos tomados de la riqueza cultural del mundo náhuatl. 
Esta tarea misionera en el Nuevo Mundo enfrentó grandes problemas e influyó la forma en 
la que se realizó junto con la conquista en medio de los múltiples abusos sufridos. La 
Virgen de Guadalupe es la primera misionera de América, trajo la Buena Nueva, y fue 
recibida con apertura por el pueblo mexicano porque llegó como alguien semejante a ellos, 
para traerles un mensaje de amor y de esperanza. Ahora descubramos los medios que 
utilizó la Virgen de Guadalupe para evangelizar en estas tierras americanas. Nuestra 
misión personal de evangelizadores continua vigente.

.ROSARIO:
L: Ave María purísima…
R: sin pecado concebida. 
Señal de la Cruz:
Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor, Dios nuestro. 
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. 
Acto de Contrición:
Dios y Señor mío que por mí amor quisiste nacer en un pesebre y morir en la cruz, 
que grande ha sido mi ingratitud cada vez que me he permitido ofenderte, que 
grande mi atrevimiento cada vez que he faltado a tu ley. Tu Señor ostentando tu 
misericordia para conmigo te has mostrado Dios, pues sólo en un ser infinito puede 
caber infinita bondad, a mí cada vez que he dado pruebas de mi pequeñez, de mi 
ingratitud y de mi nada, me has dado pruebas de tu misericordia infinita. Por eso 
ahora vengo arrepentido a implorar tu perdón, tanto más necesario, cuanto más 
criminal me considero, ¡Perdón Dios mío! ¡Perdón Padre amantísimo! Te ofendí y 
al considerarlo siento grandísimo temor, pero al verte en la cruz renace mi 
confianza y puedo esperar ser perdonado. Así lo espero ciertamente y por eso te 
digo como David desde el fondo de mi alma, apiádate de mí ¡OH Dios mío! Según 
tu gran misericordia. Amén.


PRIMER MISTERIO: 
La Virgen de Guadalupe trae un mensaje de paz a su pueblo. …“Sabe y ten 
entendido, tú, el más pequeño de mis hijos, que soy yo la siempre Virgen Santa 
María, Madre del verdadero Dios por quien se vive; del Creador, en quien está 
todo; y es Señor del cielo y de la tierra. Deseo vivamente que se me erija aquí un 
templo para en él mostrar y dar todo mi amor, compasión, auxilio y defensa, pues 
yo soy su piadosa Madre”... En este misterio vamos a pedir a la Virgen María por 
todos aquellos que no la conocen y no la valoran como su Madre. Amén. 
Padre Nuestro... 10 Ave María... Gloria... 
SEGUNDO MISTERIO: 
San Juan Diego comparte a la Virgen su humildad y su pequeñez a los ojos de los 
hombres. ...“Te ruego encarecidamente, Señora y niña mía, que alguno de los 
principales, conocido, respetado y estimado, le encargues que lleve tu mensaje para 
que le crean, porque yo soy un hombrecillo, soy un cordel, soy una escalerilla de 
tablas, soy cola, soy hoja, soy gente menuda”... En este misterio pediremos a la 
Virgen que nos ayude a darnos cuenta del valor de la humildad y la sencillez de 
corazón. Amén. 
Padre Nuestro... 10 Ave María... Gloria... 
TERCER MISTERIO: 
María de Guadalupe escogió a San Juan Diego por su sencillez y no por su 
sabiduría. ...“Oye hijo mío, el más pequeño, ten entendido que son muchos mis 
servidores y mensajeros a quienes puedo encargar que lleven mi mensaje y hagan 
mi voluntad, pero es de todo punto preciso que tú mismo solicites y ayudes y con 
tu mediación, que se haga mi voluntad”... En este misterio pedimos a la Virgen que 
nos ayude a saber transmitir la palabra de Cristo a los demás. Amén. 
Padre Nuestro... 10 Ave María... Gloria... 
CUARTO MISTERIO: 
La Virgen María cura a Juan Bernardino como signo de que quiere salud y 
felicidad para su pueblo. ...“Oye y ten entendido, hijo mío el más pequeño, que es 
nada lo que te asusta y aflige; no se turbe tu corazón; no temas a esa enfermedad ni 
alguna otra angustia. ¿No estoy yo aquí que soy tu Madre? ¿No estás bajo mi 
sombra? ¿No soy yo tu salud? ¿No estás por ventura en mi regazo? ¿Qué más has 
menester? No te apene ni te inquiete otra cosa, no te aflija la enfermedad de tu tío, 
que no morirá ahora de ella. Está seguro de que ya sanó"... Pedimos a la Virgen en 
este misterio para que como Juan Diego, sepamos acompañar en la enfermedad, la 
angustia y el dolor a los que están cerca de nosotros. Amén.
Padre Nuestro... 10 Ave María... Gloria... 
QUINTO MISTERIO: 
María nos deja su imagen para recordarnos su ternura, su amor y su constante 
protección. San Juan Diego trajo a la Señora del Cielo las diferentes rosas que fue 
a cortar; las que, así como las vio, cogió con sus manos y otra vez se las echó en el 
regazo diciendo: ...“Hijo mío, el más pequeño, esta diversidad de rosas es la prueba 
y señal que llevarás al obispo, le dirás en mi nombre que vea en ella mi voluntad y 
que él tiene que cumplirla. Tú eres mi embajador, muy digno de confianza”... En 
este último misterio pedimos a la Virgen que, como Ella, sepamos escuchar y 
ayudar a nuestros hermanos. Amén. 
Padre Nuestro... 10 Ave María... Gloria... 
Oremos 
¡OH soberano santuario, sagrario del verbo eterno! libra, virgen, del infierno, a los 
que rezan tu rosario. emperatriz poderosa, de los mortales consuelo. ábrenos, 
virgen, el cielo, con una muerte dichosa y danos pureza de alma ya que eres tan 
poderosa. 
Ofrecemos las siguientes oraciones por las intenciones del Santo Padre, las 
necesidades de la Iglesia y por todos los miembros de la Parroquia de San 
Francisco de Asís.
Padre Nuestro... 
● Dios te Salve Santísima María de Guadalupe, faro resplandeciente que nos 
conduce al puerto de salvación, luz divina que ilumina a los bienaventurados, flor 
preciosa que esparces suavísimos olores. Dios te Salve Hija del Eterno Padre, 
Virgen Purísima antes del parto... 
Ave María...
● Dios te Salve Santísima María de Guadalupe, vida de los Santos, Alegría de los 
Ángeles, esperanza de los hombres, nube luminosa en cuyo seno bajó el Hijo de 
Dios, Dios te Salve Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima en el parto... 
Ave María...
● Dios te Salve Santísima María de Guadalupe, paloma castísima, modelo de 
amor, lirio de pureza, de santidad, Dios te Salve Esposa del Espíritu Santo, Virgen 
Purísima después del parto... 
Ave María...
Dios te Salve Santísima María de Guadalupe, Océano de Gracia, manantial de 
misericordia, Soberana Emperatriz del Cielo y de la Tierra, Dios te Salve Sagrario 
de la Trinidad Augusta, Virgen Concebida sin la mancha original. Amén. 

DIOS TE SALVE, 
Reina y Madre de misericordia, vida y dulzura y esperanza nuestra: Dios te salve.
A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de 
lágrimas.
Ea, pues, Señora abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos y, después 
de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.
¡Oh clementísima! ¡oh piadosa! ¡oh dulce Virgen María!.
Ruega por nosotros santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las divinas 
gracias y promesas de nuestro Señor Jesucristo.
Amén.
L E T A N Í A
V. Señor, ten piedad de nosotros
R. Señor, ten piedad de nosotros
V. Cristo, ten piedad de nosotros
R. Cristo, ten piedad de nosotros
V. Señor, ten piedad de nosotros
R. Señor, ten piedad de nosotros
A las siguientes invocaciones vamos a responder: ¡RUEGA POR NOSOTROS!
Santa María.
Hija predilecta del Padre.
Madre del Verbo Encarnado.
Templo del Espíritu Santo.
Virgen purísima, preservada del pecado original.
María, hija fiel de Sión.
María, obediente, pobre y humilde.
María, llena de gracia y de todas las virtudes.
María, discípula perfecta de Cristo.
María, atravesada por la espada del dolor.
María, entregada al apóstol Juan y a todos nosotros.
María, imagen purísima de la iglesia.
Santa María de Guadalupe.
Mujer vestida del sol eterno.
Mujer coronada de Estrellas del cielo.
Mujer con la luna perecedera bajo tus pies.
Estrella de la Evangelización.
Madre del verdadero Dios por quien se vive.
Madre, tú que amparaste a Juan Diego y a los más pequeños.
Madre, tú que amparas a los indígenas, campesinos y obreros.
Madre, tú que amparas a los niños maltratados y abandonados.
Madre, tú que amparas a los enfermos, ancianos y presos.
Madre, tú que amparas la vida del niño no nacido.
Virgen, tú que comunicas el amor a la castidad y pureza.
Virgen, tú que comunicas la búsqueda de silencio y meditación.
Virgen, tú que comunicas el celo apostólico por una nueva Evangelización.
María, Reina del cielo y de todo el universo.
María, Reina de América.
Reina, tú que nos pides el respeto a toda vida humana.
Reina, tú que nos pides la obediencia a los derechos humanos.
Reina, tú que nos pides la real protección de los derechos humanos.
Reina, tú que nos pides la consagración a tu Corazón inmaculado.
Reina, tú que nos pides el rezo diario del santo rosario.
Reina, tú que comunicas la caridad con tus hermanos más indigentes.
Reina, tú que comunicas el deseo de la entrega total a Cristo y a su Iglesia.
Reina, tú que comunicas la superación de nuestros instintos egoístas.
Reina, tú que nos pides la reparación de tantos crímenes contra la vida del alma y del 
cuerpo.
Reina, tú que nos pides la solidaridad cristiana con los hermanos más pobres.
María, signo celestial de la caída final del maligno.
María, signo celestial que prepara la última venida de Cristo.
María, signo celestial de victoria sobre las herejías, sectas y el ateísmo.
María, signo celestial de consuelo y esperanza de nosotros peregrinos.
María, signo celestial de nuestra transformación gloriosa.
María, signo celestial de un nuevo cielo y una nueva tierra.
V. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo
R. Perdónanos, Señor
V. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo
R. Escúchanos, Señor
V. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo
R. Ten misericordia de nosotros
ORACIÓN FINAL 
Dulce Madre, no te alejes, tu vista de mi no apartes. Ven conmigo a todas partes y 
nunca solo me dejes. Ya que me proteges tanto como verdadera Madre, Haz que 
nos bendiga el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo. Amén.
Canto: Adiós reina del cielo. https://www.youtube.com/watch?v=2_uF6Ys_0ck